ESFERA 2

Espuma 1: La metáfora espumosa de lo social

Es común conceptualizar el mundo y las relaciones sociales que establecen los humanos para convivir a partir de la noción de que habitamos una esfera que se expande constantemente, de manera que el devenir histórico es resultado de la expansión de las acciones y las comunicaciones humanas en un proceso que ha sido llamado globalización. Esta noción tiene un carácter antropocéntrico pues coloca al ser humano, materializado en el arquetipo figurativo de un sujeto – el hombre de Vitruvio-, como el eje central y origen de dicha expansión a cuyo alrededor, no sólo se organiza su acción sino la acción de las diferentes fuerzas del entorno incluidas las de la naturaleza.

Las metáforas visuales de Vitruvio o del universo humano concebido en función de órbitas de acción funcionan y son efectivas, pero incompletas. Las relaciones humanas, su organización social y su afectación del entorno no deben describirse solamente como una expansión de las orbitas de acción de los hombres y una conquista progresiva de espacios cada vez más lejanos, es necesario repensarlas, proceso que inicio en el pensamiento de Marshall Maclhuan quien señaló la importancia de entender los ambientes en clave eléctrico sonora: la esfera total del espacio auditivo, con un centro ubicuo, omnipresente y una circunferencia inexistente.

En esta espuma  se explica  el modelo teórico socio-filosófico de la esferología,  propuesto por Peter Sloterdijk,  de la escuela de diseño de Karlsrue, en Alemania, y con él se da cuenta del modelo de acción de la Asociación Civil que cobija al proyecto, se justifica el método de trabajo que anima esta investigación y se configuran categorías explicativas de los fenómenos que se analizan.

(Leer texto completo)

Espuma 2: La subjetividad y la subjetivación

En esta espuma se subraya que lo que se propone en esta investigación es la exploración de las subjetividades de personas comun es y de miembros de comunidades especificas en torno a la noción de discapacidad a través del sonido. Para lo anterior se hace necesario clarificar que se entiende por subjetividad y subjetivación así como la importancia de esta en el proceso de identificación y categorización de particularidades para la construcción de referentes que permitan a las personas y a las sociedades actuar en consecuencia.
Esta parte del documento describe la forma en que ambos conceptos juegan en el marco de una estructuración social espumosa y propone un flujo sonoro para analizar esos procesos, considerando que la recreación simbólica de sonidos relacionados con la discapacidad me permite atisbar la subjetivaciones que diferentes comunidades tienen con respecto a dicho
fenómeno y tratar de rastrear la subjetividad que ha llevado a sujetos concretos y comunidades a convivir con la discapacidad de la manera en que lo hacen.
El valor de esos sonidos es el valor de lo propio compartido, el encuentro de una caja de resonancia capaz de potenciar las voces singulares de quienes han participado de las experiencias estéticas propuestas.

 Espuma 3: La experiencia estética

En esta investigación se diseñó un proceso de laboratorio social en el que a través  de la experiencia estética promovimos el acercamiento de las personas con el  problema de la discapacidad para explorar las maneras en que este fenómeno es vivenciado y comprendido. Se privilegió al sonido como recurso para ello, mediante el diseño de mecanismos creativos que les permitieran relacionar sonidos con sentimientos y conceptualizaciones de la discapacidad.

Por lo anterior, en esta espuma se argumenta alrededor de la experiencia estética como vehículo cognitivo siguiendo la perspectiva de la Pragmática Estética que promueve la posibilidad de que no sólo se “contemple” la belleza de un fenómeno  sino que se dialogue con ella y que por ese dialogo se construya saber. Este saber no es únicamente acumulación de información sino interpretación y reestructuración de la misma para crear o clarificar los escenarios de acción en que cada cual se desenvuelve. “El conocimiento así entendido tendría que ser un conocimiento pragmático, un conocimiento vinculado a la historia tanto colectiva como individual, un conocimiento que pueda, a través de su misma puesta en marcha, que es la experiencia en la praxis —tanto vital como social del sujeto—, modelar mediante una acción conjunta (sujeto–objeto) la representación de ese mundo” (Romeu, 2007: 7)

Aquí se explica porque se considera la experiencia estética, como una estrategia  para gestionar vías de convergencia de sentido (y comprensión) frente a las divergencias funcionales y como consecuencia se justifica el uso de una experiencia de creación sonora para recuperar las referencias y los relatos locales, singulares e individuales sobre el tema y buscar la convergencia de puntos de vista que den cuenta de las perspectivas desde donde se va gestionando una cultura de la discapacidad.

(Leer texto completo)

Espuma 4: Lo sonoro como campo de acción

El concepto central de esta propuesta gira alrededor del sonido. En torno al mismo y siguiendo las disciplina del paisaje sonoro desarrollada inicialmente por Murray Schaffer se propone la idea de la fonotropía como un procedimiento para estudiar las representaciones sociales. En el caso de esta investigación se ha puesto bajo la lupa la percepción social de la discapacidad para probar las potencialidades de la propuesta metodológica.

En Espuma 4 se hace un recorrido por el campo de los estudios sonoros desde sus orígenes como paisaje sonoro, hasta la comprensión del sonido como experiencia epistemológica. En ese camino seguimos los pasos del musicólogo Alejandro L. Madrid para llevarlo un poco mas adelante a la utilización del sonido como procedimiento para investigar fenómenos culturales, para explicar la génesis del concepto de fonotropo.

Se explican junto con Rocha (2010) algunos elementos constitutivos del Paisaje Sonoro y de sus manifestaciones electroacústicas que posteriormente se recuperan como categorías analíticas para interpretar los fonotropos, sean estos simples o compuestos. En este marco se da cuenta del uso del sonido y los referentes sonoros como representaciones del imaginario social y se considera su utilización para explorar, mediante procesos de creación, la expresión de los sedimentos de las subjetividades con el fin último de explicar la comprensión que diferentes grupos sociales tienen de algún aspecto de la realidad, esto es darle al sonido un status semejante al de la imagen en tanto portador de sentido.

Finalmente se contextualiza la propuesta en el marco de la teoría esferológica de Peter Sloterdijk en la que se habla del fonotopo como la esfera sonora que nos rodea y nos define como integrantes de un conjunto de relaciones y por tanto integrantes de un grupo social lo que me ha permitido distinguir entre sonidos de primer y segundo orden mismos que definen la experiencia sonora de cualquier grupo humano y que expresan las diferentes subjetividades que los hacen efervecer.

(Leer texto completo)

Espuma 5: La divergencia funcional

La gente común suele designar a las personas con discapacidad de maneras en las que se proyecta una imagen negativa y el trato suele ser discriminatorio y peyorativo. Esto deriva de una subjetivación dominada por los discursos institucionales y sustentada en el desconocimiento o la inexperiencia de la discapacidad. Frente a ello en Espuma 5 se explica el concepto de Divergencia Funcional y se va más allá de lo que actualmente es aceptado como discapacidad.

Para hacerlo se revisa de forma comprensiva el campo conceptual de la discapacidad, mismo que se ha visto envuelto en un acelerado proceso de demarcación de sus espacios y sus definiciones rectoras.  Para mí es necesario explicarla a partir de un enfoque social, pero sin olvidar el origen corporal de la misma, por eso prefiero usar la noción de divergencia funcional como parámetro. Este concepto se explica cómo la manifestación de formas de ser y estar en el mundo paralelas a las de los estándares de acción normativos – y sirve como punto de partida para comprender como emergen en la interacción las capacidades funcionales y desde allí, dar paso a nuevas maneras de interactuar con personas en esa condición.

Establecer precisiones alrededor de la forma en que me acerco al campo, distinguiendo de entrada junto con Liliana Pantano entre condición y situación de discapacidad es fundamental para comprender los caminos por los que más adelante se realiza el análisis de las colecciones de sonidos recabadas, las creaciones colectivas derivadas de improvisaciones sonoras y las obras compuestas por diferentes artistas con esos materiales o referencias.

En el análisis fonotrópico se busca develar por medio de los fonotropos simples expresados por sujetos en particular y de los fonotropos compuestos creados a partir de composiciones colectivas o de composiciones que interpretan la colección de fonotropos simples recabados en nuevas versiones combinatorias, las diferentes perspectivas históricas desde las que se ha conceptualizado la discapacidad y desde las que se establecen las diferentes formas de interacción con personas con alguna discapacidad.

(Leer texto completo)