ESFERA 5

Tercera efervescencia: Ecos y Sorderas. (La estructura subjetiva del paisaje sonoro de la discapacidad).

¿Con que sonido asocias a la discapacidad? Con los sonidos hallados como respuesta esta interrogante se da testimonio de las perspectivas con que convivimos con la divergencia funcional y a partir de ello se podría explicar la interacción que sujetos y colectividades establecen para con esas divergencias, dar cuenta de las maneras en que se vive frente a la condición de discapacidad y los modos en que se va construyendo la situación de discapacidad. Se trata de una colección de sonidos de segundo orden, imaginados, referidos en la que encontramos el eco de las diferentes maneras de acercarse a la interrelación con quienes viven más allá de la convención normativa y también lo que se va acallando con el tiempo, algunas veces para bien y otras no tanto, una colección que muestra como hay frecuencias que dejan de oírse pues su fuente de emisión ha perdido potencia.

En el caso que nos ocupa hemos encontrado que la fonotropía de la discapacidad muestra una estructura en efervescencia con múltiples burbujas en movimiento e interacción, en esta espuma que efervece se distinguen 10 grandes esferas y 40 burbujas menores, el texto explica los modos en que estas esferas se interrelacionan a partir de comprender las relaciones sonoras que se establecen entre ellas. Las diez esferas mayores refieren tipos de sonido en relación a la discapacidad y representan los modos en que la población en general identifica y actua frente a la divergencia funcional.

(Leer texto completo)

Cuarta efervescencia: Sonoridades. (Las percepciones de la discapacidad).

A partir de un conjunto de sonidos imaginarios o sonidos de segundo orden que, organizados en fonotropos reflejan la comprensión social de la divergencia funcional en distintos grupos, se analizan las posiciones subjetivas de los individuos y se identifican perspectivas compartidas que permiten develar la estructura comprensiva del fenómeno, así como los modos de hacer frente al mismo.

En la constitución de esas referencias, las personas involucran su vivencia y la interpretan en relación a un horizonte cultural predeterminado. Mi horizonte interpretativo para esos fonotropos es el contraste entre la noción de divergencia funcional, de reciente cuño y las visiones históricas que han determinado las maneras de confrontar el fenómeno en occidente, orientando las prácticas sociales en el campo y las formas de relación entre personas con y sin discapacidad. Se consigna esa interpretación en tanto rastreo de aquellas visiones en los fonotropos gestionados.

En la actualidad la mayoría de la población no piensa en la situación de discapacidad; los discursos se concentran en la condición pues se considera que es una particularidad que sólo le afecta a un individuo en su desempeño personal. Los fonotropos creados para este proyecto hacen patente esta percepción pues los sonidos referidos, los sentimientos relacionados a esos sonidos y las razones aducidas para establecer la relación la siguen colocando como una afectación en las personas que limita su acción desde un parámetro de normalidad pues como muchos afirman: no son como nosotros.

Se reacciona a la discapacidad encarnada en los cuerpos y por ello se identifica la discapacidad a través de los sonidos distintivos que produce: dificultades del habla para la intelectual, sonidos de las prótesis como el bastón blanco para la ceguera o las muletas para la física y motriz, y de manera errónea el silencio para la sordera; ello indica que seguimos pensándola a partir de la cuestión de la falta y la imposibilidad de cumplir la norma por lo que la condición impone en los cuerpos.

Más allá de estas generalidades es interesante notar que en la fonotropía de la discapacidad aparecen conviviendo 5 perspectivas comprensivas: borramiento, mística, caritativa, sanitaria y social y apenas asoma la visión desde la funcionalidad divergente. Entre ellas la que ha presentado mayor deslizamiento de sentido es la mística que ahora ubica a la discapacidad como algo para ser contemplado y en donde las fuerzas en juego están en la naturaleza y no en entes divinos que castigan, sin embargo la noción de culpa prevalece matizando al castigo divino frente a la imposibilidad de controlar la naturaleza misma.

(Leer texto completo)

Quinta efervescencia: Resonancias.

En este apartado, se lleva a cabo un recuento de las potencialidades de la creación y experimentación sonora para expandir y transformar la cultura de la discapacidad, a raíz de la puesta en marcha de lo que ahora podría llamarse un laboratorio social del sonido; en él se desarrollan dispositivos para gestionar procesos de creación y acercamiento a fenómenos sociales que permitan abordar la subjetividades por medio de sonidos de primer y segundo orden1 y explorar por medio del audio los procesos de construcción de la “realidad” manifiestos como expresión de vivencias y concepciones que la sociedad y sus individuos tienen.

Como marco para este proyecto se ha explorado con éxito la subjetividad de diferentes grupos sociales en México en relación con la condición de discapacidad a partir del sonido. En los sonidos escogidos y las razones aducidas para asociarlos con el fenómeno de la discapacidad hemos encontrado modos para explicar los ámbitos de  que las personas comparten respecto a este fenómeno y hemos podido rastrear las maneras en que estos ámbitos de sentido se cimentan en parte en base a prácticas y visiones históricas sobre el asunto.

(Leer texto completo)